Reciclaje de amalgama dental: Reglamento Europeo

El  uso  de  mercurio  en  las  amalgamas  dentales representa el  uso  más  extendido del  mercurio  a nivel mundial y constituye una fuente de contaminación importante del medio ambiente.

La amalgama dental es un material compuesto por un 50% de mercurio y el resto se compone de otros metales como el estaño, el cobre y la plata.

Dada su durabilidad, se ha usado de forma regular para reconstruir dientes dañados por las caries. Es un material que se endurece rápidamente, por lo que es bastante útil para aplicarlo en zonas con humedad constante, como el área de debajo de las encías.

La amalgama también se ha empleado en niños y en personas con dificultades para permanecer inmóviles durante el tratamiento, debido a que, con el uso de este material, se necesita menos tiempo para realizar las restauraciones.

Lleva usándose en odontología desde hace más de 150 años, pero en la actualidad, el uso de este empaste es cada vez menor ya que por motivos de regulación en el uso de productos que contengan mercurio y por motivos estéticos han ido sustituyéndose por los composites o empastes de resina.

La utilización de amalgama no está permitida en países nórdicos como Suecia, Noruega y Dinamarca desde el año 2008.

En el año 2013 se aprobó un convenio internacional sobre el mercurio, llamado “Convenio de Minamata”, cuyo objetivo principal es proteger la salud humana de los efectos nocivos que puedan ocasionar las emisiones de mercurio.

Esta serie de medidas han trascendido hasta el sector dental, en el cual, durante la última década, se ha mantenido la incertidumbre acerca de la prohibición absoluta de la amalgama dental.

Finalmente el Parlamento Europeo aprobó en marzo de 2017 una nueva legislación que limita el uso del mercurio, controla los residuos que genera y dictamina que todas las clínicas dentales deberán utilizar separadores de amalgama.

El 1 de enero de 2018 entró en vigor el nuevo reglamento de utilización de amalgama dental en clínicas odontológicas y aunque no prohibirá de momento la utilización de la amalgama dental, sí se tomarán las siguientes medidas:

  • A partir del 1 de julio de 2018 no podrá utilizarse amalgama para el tratamiento dental en niños con dientes de leche, en menores de 15 años y en mujeres embarazadas o en período de lactancia, a no ser que existan necesidades médicas concretas y el profesional lo considere conveniente.
  • A partir de enero 2019 se prohibirá en toda la Unión Europea el uso de la amalgama dental que no se dispense en su forma encapsulada. Además, los dentistas tendrán suprimido el uso de mercurio a granel y serán obligatorios los separadores de amalgama de los equipos dentales: “las instalaciones dentales que utilicen o retiren amalgamas dentales o que extraigan dientes con amalgama, deberán asegurarse de equipar sus instalaciones con separadores de amalgama al objeto de retener las partículas de amalgama, incluyendo las contenidas en aguas residuales”. Además, la normativa establece que los nuevos separadores de amalgama adquiridos desde enero de 2018 deben asegurar una retención de, al menos, el 95% de las partículas de amalgama. Añade también que los dentistas deberán asegurarse de que los residuos de amalgama, así como los dientes contaminados por la misma, serán manipulados y recolectados por una empresa de gestión de residuos Todos los separadores deben cumplir con este nivel de eficiencia en el filtrado antes del 1 de enero de 2021.
  • Antes del 1 de julio de 2019, cada Estado miembro establecerá un Plan Nacional relativo a las medidas que tenga previsto aplicar para la reducción gradual del uso de amalgama dental y los Estados miembros pondrán sus planes nacionales a disposición del público en internet y los transmitirán a la Comisión en el plazo de un mes a partir de su adopción.

El uso de amalgamas dentales debe por lo  tanto  reducirse progresivamente,  de  conformidad con  la Unión Europea y  los  Planes Nacionales. La Comisión debe evaluar e informar sobre la viabilidad de una eliminación gradual del uso de amalgama dental a largo plazo, y preferiblemente antes de 2030, teniendo en cuenta los Planes Nacionales exigidos por el Reglamento y respetando plenamente la  competencia  de  los  Estados miembros en  la  organización.

Siguiendo esta normativa se pretende regular la manipulación de la amalgama dental, limitar su uso y controlar los residuos que genera.

En Proser Clínic contamos con una amplia gama de soluciones que se ajustan al nuevo reglamento y a las necesidades de toda clínica dental.

 

Instrumental odontológico: Kit de exploración básico

Para realizar la exploración intrabucal el profesional debe contar con un kit de exploración básico que incluye espejo dental, sonda de exploración y pinzas bianguladas.

Espejo de exploración

Es un instrumento básico para la exploración oral, que consta de un espejo de cristal, de forma redondeada que finaliza en un vástago adaptable a distintos tipos de mango mediante rosca. Además sirve para separar y proteger los tejidos bucales. La rosca Cone Socket es la más habitual, aunque también se utiliza la rosca simple.

Puede ser de plástico desechable o de acero inoxidable, en los que la parte activa va atornillada sobre el mango.

Su función es proporcionar una visión indirecta de la cavidad bucal para poder realizar un correcto diagnóstico y permitir la separación de los labios, las mejillas y la lengua para una correcta exploración y el posterior tratamiento bucodental. Permite la visión en zonas comprometidas y mejora la iluminación de otras zonas al reflejar la luz del equipo.

Hay algunos fabricantes que recubren el vidrio con rodio o titanio. La ventaja de los de rodio frente a los convencionales es que no presentan el problema de doble imagen característico de los espejos planos, lo que acorta la distancia al objeto observado.

Existen dos tamaños, número 4 y 5. El más habitual es el espejo del número 5.

Sonda de exploración

Es otro de los instrumentos básicos en odontología que se utiliza para la exploración oral, fabricado en acero inoxidable y formado por un mango con superficie lisa o rugosa y extremos afilados. Las sondas pueden ser de extremo simple o doble y existen diferentes mangos y modelos.
Su función es examinar los dientes mediante la palpación en busca de algún elemento patológico anómalo, principalmente caries y cálculo.

Existen varios tipos de sonda (explorador) dental.

Pinzas bianguladas

Es una pinza de prensión digital fabricada en acero inoxidable, formada por un mango de sujeción estriado para facilitar el agarre, y puntas lisas o dentadas en sus extremos. El mango es potente para evitar que las puntas se crucen.

Se utiliza para agarrar y transportar objetos y/o material hacia el interior o el exterior de la cavidad bucal.

Son flexibles y precisas y están disponibles en varios tamaños.

El espejo de exploración, la sonda de exploración y las pinzas bianguladas se deben limpiar, desinfectar, secar y embolsar individualmente o los 3 en conjunto para después ser esterilizados.

Proser clínic dispone de una amplia gama de instrumental odontológico y nos ofrece los siguientes kits de exploración:

Kit exploración mango rosca simple N4

  • Marca: QUIROPROSER®
  • 100% acero inoxidable
  • Espejo Nº 4 con mango rosca simple cod. MDM10-101
  • Sonda 6025
  • Pinzas Merian 10012

Kit exploración mango rosca Cone Socket N5

  • Marca: QUIROPROSER®
  • 100% acero inoxidable
  • Espejo Nº 5 con mango rosca Cone Socket cod.80003
  • Sonda 6025
  • Pinzas Merian 10012

El manejo y conocimiento del instrumental de uso dental es imprescindible en la práctica clínica diaria. El personal auxiliar debe prepararlo antes de su requerimiento por parte del dentista, de tal forma que sea fácil el acceso a él en función de la técnica que se tenga prevista realizar. El instrumental de uso odontológico debe estar organizado y preparado para usarse con rapidez en las diferentes técnicas dentales.

Para ello, es conveniente que se diseñen formas de organización del instrumental, ya sea en bandejas previamente estructuradas y esterilizadas con todo el instrumental que se necesite para cada técnica o bien mediante bolsas con el instrumental estéril e individualizado, identificadas y preparadas antes de la realización de cualquier tratamiento.