Periodontitis: Tratamiento

El tratamiento periodontal consta de dos fases:

  • Limpieza bucal en profundidad, para eliminar la placa y los depósitos de sarro de los dientes y la línea de la encía.
  • Raspado y alisado radicular, para eliminar las colonias bacterianas de las bolsas periodontales.

Primero se retira la placa bacteriana y el sarro valiéndose de una cureta. La cureta es el instrumental que se utiliza para llevar a cabo el tratamiento. Tiene una cuchilla que permite raspar el sarro adherido a la zona y así eliminarlo para posteriormente pulir y alisar la raíz del diente. Este proceso favorece que se regenere el tejido dañado y que la encía pueda pegarse de nuevo al diente y evitar la pérdida de piezas.

Las curetas se componen de tres partes: el mango, el tallo metálico y el frente de la hoja, que forma un ángulo específico y es la que se inserta en la encía y con la que se procede a la eliminación de los cálculos adheridos a la pared del diente y al posterior alisado de la misma.

Hay dos tipos de curetas: las llamadas Universales o Columbia y las Gracey. Estas últimas se caracterizan  porque cada una de ellas es específica para una zona dental, con una longitud del tallo y una angulación de la punta diferentes.

Por otra parte, las curetas Gracey de tallo más largo y ángulo más amplio son las que se utilizan para los dientes posteriores, pues facilitan mejor el acceso, mientras que las de tallo corto y angulación menor se utilizan para manejarse en los anteriores.

Otra característica importante de las curetas Gracey es el grado de flexibilidad de la hoja, que varía en función de la maniobra a realizar. Las más delgadas y flexibles se utilizan para manipulaciones en bolsas periodontales profundas, mientras que las manchas son las rígidas y extrarrígidas, que permiten extraer el sarro subgingival inflamado.

Cureta Gracey

Se presta especial atención al sarro que haya podido acumularse por debajo de la línea de la encía y a la placa bacteriana acumulada en las bolsas periodontales. En esta maniobra se puede causar algo de sangrado de la encía. Luego se limpian los espacios interdentales valiéndose de hilo dental o cepillos interproximales.

A menudo se utiliza una herramienta con ultrasonidos que vibra y expulsa agua a presión para retirar la mayor parte del sarro y, a continuación se emplean otros elementos manuales para raspar cualquier resto.

La limpieza dental con ultrasonidos pone una tecnología muy novedosa a disposición de odontólogos y pacientes. Se trata de una técnica que tiene muchísimas ventajas, sobre todo si la comparamos con la limpieza manual.

En Proser Clinic destacamos la Unidad de ultrasonidos D5 LED  que incorpora una pieza de mano pequeña, ergonómica y fácil de manejar, fabricada con el interior de aleación de titanio, desmontable y totalmente esterilizable en autoclave. Es compatible con las puntas Satelec.

Unidad de ultrasonidos D5 LED
Pieza de mano ultrasonidos tipo SATELEC
Reposición puntas SATELEC

La siguiente fase consiste en pulir los dientes para que la superficie esté realmente lisa. Aunque el pulido elimina las manchas y deja los dientes lisos y brillantes, no se trata únicamente de un procedimiento estético. También alisa pequeñas imperfecciones y rugosidades del diente para evitar que la placa se adhiera a ellos. Para ello se utilizan aeropulidores, que son aparatos que expulsan agua a presión mezclada con bicarbonato.

Aeropulidor de bicarbonato

Una vez que se ha completado lo que es estrictamente la maniobra de limpieza de dientes y encías, se procede al pulido de los dientes, que se realiza utilizando una pasta fluorada y blanqueadora que se extiende sobre los dientes con el doble objetivo de que la superficie de los dientes quede completamente lisa y dar un tono más blanco a los dientes.

La limpieza finaliza con la aplicación de un gel antiinflamatorio que ayudará a reducir las molestias que pueda haber causado el procedimiento de limpieza dental y, al mismo tiempo, evitar la inflamación de las encías.

El mejor modo de prevenir la periodontitis es seguir un programa de buena higiene bucal, que comience en los primeros años y se practique consistentemente durante toda la vida. Eso significa cepillarse los dientes durante dos minutos al menos dos veces al día (por la mañana y antes de ir a dormir) y usar hilo dental al menos una vez al día. Usar hilo dental antes de cepillarte los dientes te permite eliminar las partículas sueltas de alimentos y las bacterias. Además debes visitar al dentista o higienista dental periódicamente para hacerte una limpieza, por lo general cada 6 a 12 meses. Si tienes factores de riesgo que aumentan tus posibilidades de contraer periodontitis, como sequedad de boca, consumo de determinados medicamentos o tabaquismo, es posible que necesites una limpieza profesional con más frecuencia.

¿Qué es la Periodontitis?: Causas

La periodontitis es una infección grave de las encías que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes. En el periodonto distinguimos el periodonto de protección formado por la encía y el periodonto de sujeción formado por cemento dentario, ligamento periodontal y hueso alveolar. Si no se diagnostica y se trata a tiempo, puede provocar el aflojamiento o la pérdida dental y, en determinados casos, repercutir en la salud general de quien la padece.

Puede comenzar con enrojecimiento y sangrado de las encías (espontaneo o al cepillarse los dientes), es la señal de alerta para acudir a un profesional y evitar la progresión de la enfermedad.

La periodontitis es frecuente, pero puede prevenirse en gran medida. Por lo general, se produce por una higiene bucal deficiente. Cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental a diario y realizarse controles dentales periódicos puede aumentar ampliamente las probabilidades de tener un tratamiento exitoso para la periodontitis y también reducir las probabilidades de contraerla.

Las enfermedades de las encías o enfermedades periodontales se producen por la acción de las bacterias, que habitualmente viven en la boca. Estas se depositan en los dientes, las encías e incluso sobre las restauraciones. En muchas ocasiones, sucede que la higiene oral es incorrecta, incompleta o insuficiente, lo que hace que las bacterias crezcan, se agrupen y se lleguen a acumular en forma de biofilm o placa bacteriana en zonas escondidas, principalmente en los espacios entre dientes. También los surcos de las encías y las fisuras dentales en la superficie masticatoria de los molares son espacios protegidos donde las bacterias se refugian de la acción de la lengua, la saliva y los filamentos del cepillo dental.

Las encías sanas son firmes y de color rosa pálido, y se ajustan perfectamente a los dientes. Los signos y síntomas de la periodontitis pueden comprender:

  • Encías inflamadas o hinchadas
  • Encías de color rojo brillante, violáceas o purpúreas
  • Encías sensibles al tacto
  • Encías que sangran fácilmente
  • Encías que se retraen de los dientes (se reabsorben), haciendo que los dientes se vean más largos de lo normal
  • Se crean nuevos espacios entre los dientes
  • Pus entre los dientes y las encías
  • Mal aliento
  • Dientes flojos
  • Dolor al masticar
  • Cambio en la manera en que se unen los dientes al morder

Además, hay otros muchos factores vinculados a esta enfermedad como:

  • Tabaco.
  • Estrés.
  • Enfermedades sistémicas, como la diabetes.
  • Defensas bajas.
  • Cambios hormonales, como los que suceden durante el embarazo o la menopausia.

Por ello, la progresión de las enfermedades periodontales y la gravedad de la destrucción de los tejidos orales se verá condicionada además de por factores de riesgo genéticos, por la presencia de uno o varios de estos factores ambientales.

Hay diferentes tipos de periodontitis, entre los más frecuentes se encuentran:

  • Periodontitis crónica: Es el tipo más frecuente y afecta a la mayoría de los adultos, aunque los niños también pueden padecerla. Este tipo se produce a causa de una acumulación de placas y presenta un deterioro lento que puede mejorar o empeorar con el tiempo, pero destruye las encías y los huesos. Además, se pueden perder piezas dentales si no se trata.
  • Periodontitis progresiva: Generalmente comienza en la infancia o al inicio de la vida adulta y afecta a un pequeño número de personas. Tiende a afectar a familias y causa una progresión rápida de la pérdida tanto de dientes como de huesos si no se trata.
  • Periodontitis necrotizante: Se caracteriza por la muerte del tejido de las encías, los ligamentos de los dientes y el hueso que los sostiene. Provocada por la falta de irrigación sanguínea (necrosis) que tiene como resultado una infección grave. En general, este tipo se presenta en personas con un sistema inmunitario inhibido, como una infección por VIH, un tratamiento oncológico u otras causas.

En el próximo post continuaremos con este tema y hablaremos sobre el tratamiento de la periodontitis y la prevención.

 

 

Blanqueamiento dental

En los últimos años, el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los tratamientos más demandados en las clínicas, ya que permite eliminar algunas tinciones o manchas en la superficie dental.

Está indicado en decoloraciones de diferentes tipos, tanto en dientes vitales como en no vitales, es decir, también en aquellos que se han sometido a tratamientos endodónticos. En este sentido, es fundamental que un odontólogo especialista nos asesore para elegir el procedimiento más adecuado en cada caso en función de la tinción existente y de nuestras necesidades para conseguir un resultado óptimo.

La tonalidad de cada persona dependerá del núcleo del diente, de la transparencia y del esmalte. Sin embargo, durante el período de formación de la dentición definitiva, estamos expuestos a una serie de factores que modifican la tonalidad de las piezas dentales, como pueden ser una ingesta excesiva de flúor, las alteraciones genéticas, los traumatismos, el envejecimiento o el consumo de ciertos alimentos.

Para mejorar esos pequeños problemas estéticos relacionados con la alteración de color de los dientes, hay multitud de opciones. Una de las más demandadas es el blanqueamiento dental, ya que es un tratamiento no invasivo, que no daña el esmalte, indoloro y que puede recibir cualquier persona que tenga la boca sana y sin sensibilidad dental severa.

No todos los pacientes requieren la misma técnica, ni la misma cantidad de concentración de los agentes blanqueadores. Por ello, los resultados conseguidos pueden variar en función del tipo de blanqueamiento y del producto empleado.

El blanqueamiento dental en clínica es la técnica más rápida y recomendada debido a la seguridad que ofrece en los resultados al ser realizada bajo la supervisión de un odontólogo. Lo más habitual es utilizar una técnica combinada, con tratamiento en clínica dental y refuerzo en casa.

Consiste en aplicar un producto blanqueador compuesto de peróxido de hidrógeno a alta concentración (30-40%) previa protección de las encías y de los ojos. Después se activa el producto mediante una lámpara de luz led, que acelera el efecto de la penetración del peróxido, logrando aumentar su efecto blanqueador. Debido a que se emplea un agente blanqueante de alta concentración y a la potenciación de su efecto gracias a la luz led, los resultados son inmediatos.

Bleach Material Clarben
Blanqueador dental Dentatech

 

 

 

 

 

 

Una vez limpiados los dientes y protegidas las mucosas con protector gingival y/o dique de goma, procedemos a pincelar las piezas dentales, normalmente de canino a canino, o de premolar a premolar, dependiendo de la sonrisa del paciente.

El producto es aplicado sobre la superficie dental el tiempo que el fabricante indique según instrucciones de uso. Posteriormente, retiraremos todo el producto con abundante agua, aspirando, para que no se ingiera el producto y se hará aclarar la boca al paciente, también con agua.

El paciente saldrá de la clínica dental con una diferencia de tono que irá consolidándose en el transcurso de los días siguientes. Una vez finalizadas las sesiones indicadas por el fabricante, en días alternos, se recomienda reforzar el tratamiento en casa por medio de unas férulas personalizadas, hechas en la misma clínica o en el laboratorio.

Las ventajas del tratamiento con lámpara de luz fría se multiplican combinándolo con el blanqueamiento dental con férulas en casa que se entregan al paciente junto con 2 jeringas, explicándole el proceso a seguir.

El tratamiento de refuerzo se realiza con peróxido de carbamida entre el 10% y 16%, producto que el paciente debe aplicarse unas horas durante tres o cuatro días (según recomienden odontólogo y fabricante). Hay que recordarle al paciente que no es necesario rellenar mucho el hueco de material, solo son necesarias unas gotas por hueco, no por poner más material, el diente se blanqueará más. El efecto de la carbamida es darle brillo al diente, por su alto contenido en urea, para que así este tenga un aspecto más natural.

Es importante recordar que el tratamiento no es doloroso, pero sí puede aumentar la sensibilidad dental, aunque la sensación va desapareciendo generalmente en las 72 horas posteriores al tratamiento. Esos tres días posteriores son importantes para lograr un mejor resultado, por lo que se recomienda seguir una dieta blanca y evitar el tabaco.

Otro blanqueamiento que se realiza en cínica es el que se realiza en aquellos dientes que han sido sometidos a un tratamiento de endodoncia previo. Es muy frecuente que un diente tras ser sometido a un tratamiento de endodoncia se oscurezca. El tratamiento en estos casos consiste en la introducción del producto blanqueante en el interior del diente para posteriormente sellarlo y dejarlo actuar durante un periodo de 3-7 días. El paciente sólo debe preocuparse de acudir a las citas pautadas por su odontólogo. Dependiendo de la gravedad del caso se repetirá el mismo procedimiento hasta conseguir el resultado deseado. A veces, se combinan blanqueamiento interno y externo del diente.

B.N.V blanqueador dientes no vitales

El blanqueamiento en casa, a pesar de aplicarse en casa, deberá realizarse bajo la supervisión de un odontólogo, sin olvidar las revisiones indicadas. Consta de un kit blanqueador y de unas férulas diseñadas a medida del paciente, sobre las cuales se aplica el gel. El tratamiento está pensado para realizarlo desde casa de una manera cómoda, sencilla y eficaz. Los agentes blanqueantes utilizados son los mismos que los que se emplean en consulta, pero con menor concentración y en forma de gel con alta viscosidad. Esto significa que contienen ácidos para que sean más estables durante más tiempo, con un pH máximo de 6-7. Además, entre sus componentes contiene carbopol, una sustancia que regula el peróxido de carbono que se libera y aporta esta viscosidad.

Vivastyle Kit
Pola Night 10

 

 

 

 

 

En Proser Clinic disponemos de una amplia variedad de productos y materiales para el blanqueamiento dental.

 

 

Alginatos en Odontología

La utilización de alginatos en el sector dental para la toma de impresiones es uno de los materiales más antiguos y efectivos aún en uso. El alginato es una sal soluble de sodio o potasio que se obtiene a partir de unas algas marinas a las que se conoce como alginas. Los odontólogos utilizan estas sales en forma de polvo. Este polvo se disuelve en agua para obtener un gel de alginato, que se coloca en un molde. Posteriormente se le hace morder al paciente de modo que se obtiene una impresión tridimensional de toda la dentadura o de una parte de la misma. Esta impresión es el negativo y permite, mediante la técnica del vaciado, fabricar una réplica exacta de la dentadura del paciente, por ejemplo en yeso.

Este proceso se realiza siempre en ortodoncia como parte del estudio para identificar los defectos oclusivos o estructurales de la dentadura del paciente y poder definir las características que debe reunir el aparato de ortodoncia y proceder a su diseño y fabricación. La otra aplicación de estos moldes de alginato es para la fabricación de prótesis dentales parciales o totales, generalmente removibles.

En la actualidad los alginatos han evolucionado de forma significativa con el fin de facilitar la realización de impresiones dentales. Para ello se le han ido añadiendo diferentes tipos de aditivos, unos que permiten saber cuándo ha fraguado el gel al producirse un cambio de coloración del mismo, otros que facilitan la eliminación del polvo atmosférico que pueda haber en suspensión, otros que contienen clorhexidina para asegurar la asepsia del molde y otros con aceite de silicona para facilitar la reproducción de los detalles e impedir en lo posible eventuales alteraciones de las dimensiones del molde.

Para conseguir impresiones de calidad hay que tener en cuenta ciertos factores que influyen directamente en la realización de ésta, como la técnica utilizada, la experiencia y los materiales elegidos para su elaboración. En primer lugar, se prepara la cubeta de impresión indicada para el caso, es importante que sea una cubeta rígida siendo recomendable usar un adhesivo que fije los materiales de impresión con la cubeta. Es importante también no olvidarse de los procedimientos de limpieza y desinfección de los materiales para prevenir riesgos de contagio. El último paso del procedimiento es el vaciado del modelo, cada vez más realizado en las clínicas dentales para reproducir el estado de dentición del paciente y poder realizar un diagnóstico más exhaustivo.

Existen diferentes tipos de alginatos:

  • Alginatos de alta Estabilidad: Entre los alginatos dentro de esta categoría, podemos destacar  Hydrogum 5 de la marca Zhermack de elevada estabilidad dimensional y polimerización rápida, indicado para múltiples aplicaciones como coronas y puentes provisionales, prótesis removible y esqueléticos, modelos de estudio y antagonistas en prótesis fija y removible; y Colorchange de la marca Cavex  con un sistema funcional de cambio de color, es muy resistente a las fisuras, elástico, con alta representación de detalles y de estabilidad dimensional de al menos 5 días.

  • Alginatos de alta Elasticidad: Tienen una elevada elasticidad consiguiendo gran resistencia a la rotura y están ideados para trabajar alrededor de estructuras metálicas. Impressional, de la marca Cavex,  es un alginato muy elástico, que no se escurre hacia el fondo de la boca facilitando la relajación del paciente al no sentirse incómodo y con una reproducción detallada de 25µm. Disponible en los formatos Fast y Normal. El Impressional FAST tiene un tiempo de fraguado de únicamente 1 minuto.

  • Alginatos para Ortodoncia: Son de uso específico en ortodoncia, de fraguado rápido y consistencia firme, moldeable incluso con la presencia de brackets. Zhermarck ofrece su alginato Orthoprint que ofrece gran elasticidad y es ideal para la toma de impresiones, de rápida absorción de agua y fácil de mezclar; por otro lado tenemos Orthotrace, de la marca Cavex, que es un alginato de alta elasticidad y muy resistente al desgarro.

  • Alginatos Universales: Están diseñados para la práctica diaria en la clínica. Destacamos en este tipo de alginatos el CA37 de la marca Cavex de fraguado rápido, libre de cadmio y plomo, sin polvo, de absorción rápida del agua, fuerte, elástico y homogéneo; y el Clipalgin de la marca Vannini, indicado para todas las impresiones dentales rutinarias, reproducción de prótesis, aparatos de ortodoncia o modelos de estudio, es de fraguado rápido, alta precisión, elástico y libre de polvo para impresiones dentales con alta definición de detalles.

 

Conoce la gran variedad disponible de alginatos dentales en Proser Clinic y elige el que más se adapte a tus necesidades y al tratamiento que vayas a realizar.