Sterillium® Solución Desinfectante – Distribuidor Proser Clinic

Comprar Sterillium® – Proser Clinic

 

 

 

 

 

 

Sterillium® es una solución para la desinfección rápida y eficaz para las manos del personal sanitario. El clásico entre los desinfectantes de base alcohólica.

Su composición le otorga una gran actividad antimicrobiana y tolerabilidad de la piel, con excelente eficiacia inmediata y remanente.

Excelente en la desinfección de manos, proporciona un excelente efecto inmediato y una actividad antimicrobiana duradera y sostenida hasta las 6 horas. Deja una agradable sensación en la piel y aumenta su hidratación en un 30% cuando se usa con regularidad.

Características:

  • Desinfección higiénica de manos en 30 seg.
  • Desinfección quirúrgica de manos en 1,5 min.
  • Bactericida
  • Levuricida
  • Fungicida
  • Tubercolicida
  • Microbactericida
  • Viricida contra virus encapsulados (incl. Adeno, Polio, Rotavirus, HBV, VIH, HCV, Influenza-A, herpes simplex virus, SARS-cov.)

Contiene ingredientes activos en solución de 100g: propan-2-ol 45,0 g, propan-1-ol 30,0 g, etilsulfato de mecetronio (MES) 0,2 g, emolientes para la piel, fragancia y color.

Sterillium® Solución Desinfectante – Distribuidor Proser Clinic

Comprar Sterillium® – Proser Clinic

Limpieza, Desinfección y Esterilización en Clínicas Dentales: Parte I

La contaminación cruzada es uno de los riesgos que pueden poner en peligro la salud de los pacientes y el personal sanitario dentro de una clínica dental. Entre paciente y paciente, entran en juego los instrumentos y diferentes materiales que se utilizan para realizar los tratamientos dentales.

Por ello, es imprescindible seguir un protocolo de limpieza,  desinfección y esterilización específico con el fin de eliminar cualquier tipo de riesgo de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. Se aplican principalmente a la esterilización del material quirúrgico, pero también a las instalaciones y el equipamiento.

Actualmente el marco legal que establece la directiva 93/42/CEE de productos sanitarios, de obligado cumplimiento en nuestro país, está regulado por el Real Decreto 1591/2009, así como por varias normas europeas y del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos.

El material desechable o fungible es aquel que sólo tiene un único uso, aquel que se utiliza en un único paciente y luego es desechado. Éstos son materiales como eyectores o aspiradores, guantes, baberos, gasas, algodones y vasos.

El resto de materiales no fungibles y el instrumental dental deberán pasar por un proceso de desinfección, esterilización o ambos, antes de su uso en otro paciente.

Dependiendo del uso que se den a dichos instrumentos, se procederá a asegurar un nivel de descontaminación proporcional al grado de contacto que haya tenido con el paciente. Así pues, los instrumentos dentales se clasifican en tres grandes grupos:

  • Material crítico: Se trata del material que debe ser obligatoriamente esterilizado en cualquier protocolo de limpieza y desinfección en una clínica dental, ya que cuenta con un riesgo alto de infección. En este grupo se encuentra el instrumental que penetra en los tejidos blandos o duros de la cavidad oral, como aquellos instrumentos quirúrgicos o punzantes utilizados en cirugía, endodoncia o periodoncia, entre otros tratamientos.
  • Material semicrítico: En esta categoría se agrupan aquellos instrumentos que están en contacto con la saliva, la sangre y otros fluidos, pero no penetran en las mucosas, como son los espejos o las espátulas. Por lo general, suelen ser susceptibles a virus y bacterias, por lo que deben ser esterilizados.
  • Material no crítico: Son aquellos instrumentos o equipos con un riesgo de contaminación bajo que precisan del uso de desinfectantes. Este peligro mínimo subyace de la posibilidad de ser contaminados al entrar en contacto con las manos del personal sanitario o el paciente durante el tratamiento. En este grupo se encuentran el sillón dental, el equipo de rayos X o la lámpara de luz halógena, por ejemplo.

Veamos a continuación las definiciones de cada término implicado:

  • Limpieza: Es la eliminación de material orgánico y suciedad. No destruye microorganismos, pero elimina gran parte de ellos. Se realiza con agua y jabón.
  • Desinfección: Se refiere al proceso mediante el cual se eliminan microorganismos patógenos y no patógenos, disminuyendo el riesgo de infección, pero sin llegar a ser absoluto. Elimina los microorganismos pero no las esporas de los hongos. Existen varios niveles de desinfección:
    • Desinfección de nivel bajo: Este procedimiento elimina algunos tipos de bacterias y hongos en sus formas vegetativas. Sin embargo, es ineficiente para el exterminio de virus, esporas resistentes y otros tipos de bacterias. Suele aplicarse al material no crítico. Puede realizarse mediante la aplicación de alcohol 70º, Compuestos Fenólicos o soluciones de Hipoclorito Sódico al 10%.
    • Desinfección de nivel intermedio: Es aquella que elimina virus, bacterias y hongos, pero no esporas resistentes. Se realiza mediante algunos tipos de alcoholes, como el Etílico o Isopropílico.

      Unisepta Plus (A base de Etanol)
    • Desinfección de alto nivel: Se trata del proceso más completo mediante el que se eliminan bacterias, virus, hongos y algunas esporas resistentes. Para ello suele emplearse Glutaraldehido 2%.

      Dentasept 3H (Glutaraldehido 2%)
  • Esterilización: Elimina todas las formas de vida microbiana, incluyendo aquellas más resistentes, como las esporas, siendo el nivel más avanzado de control de la contaminación. Se trata de un proceso con resultados absolutos; el material está o no estéril, sin niveles intermedios. Se emplea en la limpieza de los materiales críticos o semicríticos.

Toda clínica dental debe contar con un protocolo de limpieza y desinfección de las instalaciones y de todo el material empleado dónde se debe indicar: cómo se organizará la actividad, qué método y productos se emplean, los materiales que deben someterse a este proceso, cada cuánto tiempo se realiza, qué responsabilidades tiene el personal, cómo se registrará la actividad y el resto de las indicaciones y actuaciones a seguir.

La dirección del centro dental, por lo tanto, debe nombrar un responsable de esterilización y someter este proceso a controles físicos, químicos y biológicos, además de un registro de las fechas en las que se realiza. Todo ello debe reflejarse en un sistema de registro de los controles del proceso de esterilización que se llevan a cabo.

En esta entrada hemos visto una primera entrega sobre la Limpieza, Desinfección y Esterilización en Clínicas Dentales y en el siguiente post continuaremos con el tema en una segunda entrega.