¿Qué es la Periodontitis?: Causas

La periodontitis es una infección grave de las encías que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes. En el periodonto distinguimos el periodonto de protección formado por la encía y el periodonto de sujeción formado por cemento dentario, ligamento periodontal y hueso alveolar. Si no se diagnostica y se trata a tiempo, puede provocar el aflojamiento o la pérdida dental y, en determinados casos, repercutir en la salud general de quien la padece.

Puede comenzar con enrojecimiento y sangrado de las encías (espontaneo o al cepillarse los dientes), es la señal de alerta para acudir a un profesional y evitar la progresión de la enfermedad.

La periodontitis es frecuente, pero puede prevenirse en gran medida. Por lo general, se produce por una higiene bucal deficiente. Cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental a diario y realizarse controles dentales periódicos puede aumentar ampliamente las probabilidades de tener un tratamiento exitoso para la periodontitis y también reducir las probabilidades de contraerla.

Las enfermedades de las encías o enfermedades periodontales se producen por la acción de las bacterias, que habitualmente viven en la boca. Estas se depositan en los dientes, las encías e incluso sobre las restauraciones. En muchas ocasiones, sucede que la higiene oral es incorrecta, incompleta o insuficiente, lo que hace que las bacterias crezcan, se agrupen y se lleguen a acumular en forma de biofilm o placa bacteriana en zonas escondidas, principalmente en los espacios entre dientes. También los surcos de las encías y las fisuras dentales en la superficie masticatoria de los molares son espacios protegidos donde las bacterias se refugian de la acción de la lengua, la saliva y los filamentos del cepillo dental.

Las encías sanas son firmes y de color rosa pálido, y se ajustan perfectamente a los dientes. Los signos y síntomas de la periodontitis pueden comprender:

  • Encías inflamadas o hinchadas
  • Encías de color rojo brillante, violáceas o purpúreas
  • Encías sensibles al tacto
  • Encías que sangran fácilmente
  • Encías que se retraen de los dientes (se reabsorben), haciendo que los dientes se vean más largos de lo normal
  • Se crean nuevos espacios entre los dientes
  • Pus entre los dientes y las encías
  • Mal aliento
  • Dientes flojos
  • Dolor al masticar
  • Cambio en la manera en que se unen los dientes al morder

Además, hay otros muchos factores vinculados a esta enfermedad como:

  • Tabaco.
  • Estrés.
  • Enfermedades sistémicas, como la diabetes.
  • Defensas bajas.
  • Cambios hormonales, como los que suceden durante el embarazo o la menopausia.

Por ello, la progresión de las enfermedades periodontales y la gravedad de la destrucción de los tejidos orales se verá condicionada además de por factores de riesgo genéticos, por la presencia de uno o varios de estos factores ambientales.

Hay diferentes tipos de periodontitis, entre los más frecuentes se encuentran:

  • Periodontitis crónica: Es el tipo más frecuente y afecta a la mayoría de los adultos, aunque los niños también pueden padecerla. Este tipo se produce a causa de una acumulación de placas y presenta un deterioro lento que puede mejorar o empeorar con el tiempo, pero destruye las encías y los huesos. Además, se pueden perder piezas dentales si no se trata.
  • Periodontitis progresiva: Generalmente comienza en la infancia o al inicio de la vida adulta y afecta a un pequeño número de personas. Tiende a afectar a familias y causa una progresión rápida de la pérdida tanto de dientes como de huesos si no se trata.
  • Periodontitis necrotizante: Se caracteriza por la muerte del tejido de las encías, los ligamentos de los dientes y el hueso que los sostiene. Provocada por la falta de irrigación sanguínea (necrosis) que tiene como resultado una infección grave. En general, este tipo se presenta en personas con un sistema inmunitario inhibido, como una infección por VIH, un tratamiento oncológico u otras causas.

En el próximo post continuaremos con este tema y hablaremos sobre el tratamiento de la periodontitis y la prevención.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.